GUÍA PARA COMPRAR LA MESA DE COMEDOR

La mesa de comedor no es sólo un lugar de reunión para los amigos y la familia, sino también un punto focal en el hogar. Si vas a comprar una, seguro que quieres que te dure mucho, mucho tiempo.

Por eso, una mesa de comedor debe estar bien elaborada y ser fuerte, tener capacidad para un buen número de personas y un adecuado tamaño para adaptarse a la mayoría de las habitaciones.

Como una mesa de comedor puede ser una inversión costosa, aquí te damos algunas sugerencias para no fallar. ¡Toma nota de estos TIPS DECO!

1. Selecciona una mesa de comedor de un buen material resistente y de calidad. Si quieres una mesa que dure años y años, una buena elección es elegir una mesa de madera maciza, como la caoba, nogal, arce, roble y teca.

A nosotras nos gustan más las de color claro porque aportan más luminosidad, y son fácilmente combinables. Mesas de laminados, dm, etc, también duran y son opciones económicas, pero nunca son tan resistentes como una buena mesa de madera maciza.

2. También las de acero son muy resistentes; aunque si queremos un acero lacado en blanco (que resulta precioso), es algo más delicada ya que puede sufrir pequeños golpes difíciles de reparar. También hay una gran variedad de mesas con estructura de acero y sobre de cristal.

3. Las mesas de madera plegables desgastadas o unas tablas de madera de segunda mano (que ya han pasado la prueba del tiempo), también es una muy buena opción y quedan perfectas en una casa de campo o de estilo industrial. Son opciones muy buenas, originales y aportan un toque mucho más personal.

Cualquier arañazo o rasguño en la superficie de estas mesa pasa a formar parte de ellas, convirtiéndose en características para admirar; así que si se agrega accidentalmente algún arañazo más, seguramente ya no importará.

Por esta razón, estas opciones son ideales para familias con niños 😉
Dicho esto, vale la pena protegerlas con un esmalte de cera dura, que debe aplicarse dos veces al año.

4. ¡Impresiona a tus invitados con una mesa de mármol! Este material es una gran inversión y además está muy, muy de moda. Durará muchísimo tiempo, pero hay que ser conscientes de que una mesa de mármol viene con un par de inconvenientes.

En primer lugar, son voluminosas y muy pesadas. En segundo lugar, tienen que estar bien cuidadas porque pueden agrietarse o cambiar el tono. Así que si te apetece una mesa de mármol elige una pequeña mesa redonda, que es una opción más ligera (aunque a nosotras las grandes nos fascinan!!!), que tenga capacidad para cuatro a seis personas.

Para evitar manchas es muy importante cubrirla con un mantel absorbente abajo y ya encima otro de tela. Así evitaremos sustos cuando hay vino tinto o alimentos ácidos que pueden dañar el mármol.

5. Para los compradores que siempre están en movimiento o en pisos provisionales, elige una mesa que sea fácilmente transportable. Mesas desmontables, mesas plegables, mesas con caballetes y un tablero de pino, roble o haya, etc.

6. Respecto a la forma, las mesas redondas quedan bien en habitaciones compactas que tienen zonas de comedor cuadradas. También ofrecen flexibilidad a la hora de colocar comensales. Si se compra una de seis plazas, generalmente pueden alojarse ocho en un apuro; cuanto mayor sea el diámetro, más personas se pueden sentar.

Las mesas rectangulares limitan de alguna manera el numero de asientos debido a la posición de las patas de la mesa, y también porque sólo una persona puede estar sentado en cada extremo.

Pero lo bueno de estas mesas es que ofrecen muchísimos modelos extensibles que se pueden ampliar fácilmente para dar cabida a los huéspedes adicionales.

Los óvalos son los nuevos rectángulos. Al igual que en una mesa de comedor rectangular la mesa de comedor ovalada es alargada, perfecta para un espacio estrecho, pero además parece visualmente que ocupa menos espacio debido a sus esquinas redondeadas.

Las mesas ovaladas también tienen los beneficios de una mesa redonda, proporcionan un ambiente acogedor e íntimo, pero por lo general tienen capacidad más personas.