Ojo con la letra pequeña de los fondos garantizados

El dinero se ha vuelto miedosísimo. Tras el golpazo sufrido el año pasado, los inversores sacan sus ahorros de los fondos de Bolsa y procuran cobijo en los productos, teóricamente, más seguros. La mayor inquina al peligro es aprovechada por las entidades, que en los primeros meses de dos mil diecinueve ya han comercializado doce…